TERAPIA

para familias

 

La familia es un sistema en proceso, que evoluciona a lo largo de la vida, atravesando una serie de fases y acontecimientos tanto normativos como no normativos.

 

El hecho de ser un sistema, implica que sus miembros están interrelacionados entre sí y cualquier cambio que ocurre en uno de ellos, genera cambios en el resto del grupo. Por ello entendemos, que el problema o síntoma de uno de los miembros de la familia tiene consecuencias en la familia completa.

 

En terapia familiar, trabajamos desde un enfoque relacional considerando que el síntoma no es exclusivo de uno, sino que es el aviso de que algo no está funcionando adecuadamente para la familia.

 

En ocasiones, las familias pese a contar con los recursos adecuados, no son capaces de superar un problema o una situación crítica y por ello se hace necesario contar con un profesional que ayude a manejar los conflictos, a darle a la familia una mirada diferente del problema, a negociar y comunicarse de una forma más eficaz y a superar determinados momentos vitales difíciles.